Fundador

Conrado Blanco González

Presidente y fundador de la Fundación Conrado Blanco.

Conrado Blanco González nació el 18 de diciembre de 1921 en la que fuera, como a él le gusta decir, antigua villa del viejo Reino de León, hoy centenaria, industriosa y dinámica ciudad de La Bañeza. Olía a Navidad, y los villancicos juntamente con los deliciosos aromas confiteriles acunaron sus primeros días de vida. Así que desde siempre en su casa, convivieron dulces y poemas. Dulces; ya que sus padres, Conrado Blanco León y Julia González Prieto, tenían fábrica de chocolates y confitería. Y poemas, porque su padre, gran dinamizador de la vida cultural bañezana y fundador de numerosos periódicos, le inculcó su amor por La Bañeza y por la cultura en general; por lo tanto muy pronto Conrado compaginó estudio, confitería e investigación de todo lo concerniente a su querida ciudad.
El archivo de su padre, aquellas carpetas rellenas de artículos sobre La Bañeza y sus comarcas, servirían de base, y pronto se verían incrementadas con artículos, publicaciones, y sobre todo, con innumerables documentos rescatados del olvido, la indolencia y el abandono de siglos.
Realizó sus estudios básicos en el Colegio de las Hermanas Carmelitas y con tan sólo 10 años se va al colegio de los Hermanos de la Salle en Valladolid, donde afianzaría la formación cultural y humana que ya había recibido en el seno familiar.
Llegada la edad de cumplir el servicio militar, fue destinado a Tetuán, donde pasó un largo periodo no falto de penurias y problemas, propios del lugar y del momento histórico.
El 26 de agosto de 1957 contrae matrimonio con el único y gran amor de su vida, Charo González, con la que compartirá los mejores momentos de su vida durante más de cincuenta años, teniéndola siempre como su fiel e inseparable colaboradora, asesora y secretaria; su musa, su fuente de inspiración.
Los primeros años de matrimonio los pasaron en la confitería, alternando equilibradamente su actividad como confitero con la cultural e investigadora, faceta en la que Charo supuso un primordial apoyo para él.
La muerte de su padre, el 14 de noviembre de 1968, deja un profundo dolor en su corazón y comienza a replantearse otra forma de encauzar su actividad como investigador de la historia, escritor y poeta, facetas de las que ya su padre era un gran amante.
A principio de los años setenta deja el negocio para dedicarse plenamente a la actividad literaria y, sobre todo, a la investigación histórica. Razón por la cual pasa los inviernos en Madrid visitando archivos y bibliotecas, siempre acompañado y ayudado de su esposa Charo.
En 1977 fue nombrado, por unanimidad del ayuntamiento, Cronista Oficial de la Ciudad de La Bañeza y, este cargo que sigue desarrollando en la actualidad, le supone un importante reto. Desde entonces decide dedicarse solamente a la investigación repartiendo su tiempo entre La Bañeza y Madrid, siempre con Charo, su esposa.
Ha visitado todos los archivos, bibliotecas y hemerotecas de Madrid descubriendo verdaderas joyas de la cultura de nuestro pueblo; tal es el caso del Real Arancel de 1501 dado por los Reyes Católicos a la villa de La Bañeza.
Su continua investigación ha hecho retroceder nuestros orígenes varios cientos de años, abriendo caminos muy interesantes para las nuevas generaciones de jóvenes historiadores. Muchos de sus trabajos son publicados en "El Adelanto Bañezano", periódicos provinciales, nacionales y revistas especializadas.
Parte de sus numerosos escritos han sido plasmados en libros desde 1980, año en el que publica el primer tomo de la colección Capiteles para la Historia Bañezana. A día de hoy ya son diez los volúmenes que forman una serie de libros imprescindibles para el conocimiento de La Bañeza y contornos. También ha recopilado los escritos de su padre en el poemario "Melindres poéticos y literarios" y ha editado un excepcional facsímil del periódico "El Jaleo", joya del periodismo bañezano publicado a principios del siglo XX y "Conradosías", un libro con más de cien poesías, algunas escritas durante su juventud; en la última edición le incorporó poesías dedicadas a su querida esposa fallecida en 2008, en las que deja entrever su profundo sufrimiento por la pérdida. Pérdida que en adelante le serviría de acicate para realizar múltiples proyectos y actividades pensando siempre en ella. Sus últimos años han sido los más fructíferos a nivel de actividades y publicaciones, mientras que épocas anteriores han destacado por su labor investigadora. Toda la documentación por él recopilada se encuentra en el Archivo Municipal Conrado Blanco y en el archivo particular de Conrado.
A fecha de diciembre de 2013 ha regalado ya unos 65.000 ejemplares de sus publicaciones de libros y más de 70.000 folletos, dípticos y trípticos.
Está presente en todas las comisiones y actos importantes celebrados en La Bañeza y distintas ciudades y ha pronunciado conferencias y pregones en muchas de ellas. Como mecenas de la cultura siempre ha apoyado movimientos culturales de diversa índole, destacando la creación del Premio de Poesía Conrado Blanco León, en honor de su padre, y que en el año 2013 alcanza la vigésima quinta edición, lo cual celebra con una dotación de 6.000€ al ganador, siendo un certamen consolidado y de reconocido prestigio. Ha desempeñado numerosos cargos y recibido numerosas distinciones: Fiscal Comarcal; Presidente de la Junta Local de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de León, lo que hoy es Caja España; Presidente de la Asociación de Cabezas de Familia y de la Asociación de Amigos de la Historia Bañezana; Secretario de la Comisión Gestora Eria Duerna; Pastor Mayor del Concejo de la Mesta, Socio de Honor de la Asociación Cultural Pendón de La Bañeza, distinción de la Cofradía de San Antón, Socio Honorífico de la Real Asociación de Cronistas oficiales, RAECO, etc. Ha presidido diferentes asociaciones culturales.
El archivo histórico de la ciudad lleva el nombre de Don Conrado Blanco y una de nuestras calles más céntricas está dedicada a él. Como homenaje y en agradecimiento a su filantropía y mecenazgo, el Ayuntamiento colocó en La Plaza Mayor una estatua de bronce dedicada a su persona.
Es uno de los fundadores de La Asociación Monte Urba y de la Coral del Milenario de El Salvador y promotor, desde la Asociación de Padres de Familia, de la creación del Instituto de Segunda Enseñanza en La Bañeza.
Posee diferentes títulos y condecoraciones, una de la que más ilusión le ha hecho es la Medalla de Plata de la Ciudad de La Bañeza, concedida por el Excmo. Ayuntamiento e impuesta en un entrañable acto el 6 de julio de 1997. El 20 de julio del 2006 recibe la Alubia de Oro como personaje bañezano del año 2005, convocado por El Adelanto Bañezano.
El 8 de diciembre del 2009 recibe la Medalla de Oro de la ciudad de La Bañeza.Medalla de oro de la bañeza Se la dedica a su esposa María del Rosario González García, "Charo González", que fue su compañera, colaboradora, su secretaria y su fuente de inspiración. Persona de grandes virtudes, bondadosa, caritativa, de sabia y elocuente palabra, inteligente, elegante y distinguida. Su único y verdadero amor, toda una señora; pues su fallecimiento el 8 de febrero de 2008 le causó una gran pena. Desde ese día, la vida de Conrado ya no es la misma, pero con la ayuda de numerosos colaboradores sigue adelante y en marzo de ese mismo año nace el Premio de Poesía Infantil Charo González; todo un éxito desde su primera convocatoria y que en los años de existencia ha recibido poemas de una veintena de países. Nacen también dos hermosas creaciones literarias: La colección de Poesía Infantil y Juvenil y la Revista de Literatura Infantil y Juvenil, bautizadas con el nombre de "Charín".
En verano de 2008 publicó "El Recuerdo", fruto de una maravillosa exposición monográfica colectiva, como homenaje a su fallecida esposa, donde se muestra la obra de una veintena de pintores leoneses contemporáneos.
En verano de 2010, manda hacer el pendón de la ciudad, enseña de origen guerrero perdida hace años, y lo regala al Ayuntamiento de la ciudad. A partir de ese momento surgiría la Asociación Cultural Pendón de La Bañeza, que desarrolla actividades culturales y de resurgimiento de las tradiciones de la zona.
Otra muestra de su generosidad y del gran amor que ha sentido y siente hacia su esposa, es la donación al Ayuntamiento de La Bañeza de 28.000 metros cuadrados de terreno en una hermosa y céntrica zona situada en la vega del río Tuerto, para la construcción de un parque de recreo y que lleva el nombre de Charo González; en dicho parque se colocará, en los primeros meses de 2014, una estatua en piedra de Charo González, encargada por Conrado a principios de 2013 al escultor Daniel Guedella.
Su filantropía y mecenazgo atiende necesidades y actividades de tipo cultural, social, deportivo, religioso, artístico y de investigación. Es el Mecenas de La Bañeza.
Por su memoria prodigiosa y envidiable es consultado, para cualquier tema, por especialistas de diferentes áreas u organismos oficiales; los datos por él aportados siempre son más fidedignos y pormenorizados que los consultados en otros medios.
Inesperadamente muere en su domicilio el 16 de enero de 2014, dejando un gran vacío en su familia y en su querida ciudad que 92 años atrás le vio nacer. Su espíritu, obras y labor continúan.
El 17 de enero, el Ayuntamiento de la ciudad, en sesión Extraordinaria y Urgente, acuerda por unanimidad el nombramiento de Hijo Predilecto a título póstumo al Ilustrísimo Sr. D. Conrado Blanco, título que entregará a la familia y Fundación en un acto institucional organizado a tal fin; el Sr. Alcalde anuncia también que se colocará su retrato en la sala de plenos junto con los de Juan de Ferreras y Fernández Cadórniga. El día anterior había decretado dos días de luto y las banderas ondearon a media asta en señal de duelo por su partida.
Con la creación, en 2008, de la Fundación Conrado Blanco, su legado y actividad se mantendrán a lo largo de los años.